Síguenos:  

 

COMO ENSEÑAR A SENTAR LA PATA EN LOS LADOS

Por David Alonso

Decidí dedicar el presente artículo a este tema ya que constantemente me hacen esta pregunta en nuestra página web y la verdad me hace recordar mi obsesión por este asunto hace algunos años. En lo particular me causaba una gran admiración ver a reconocidos arrendadores charros que sus cabalgaduras dejaban un pozo con la pata al pivotear hacia ambos lados. Lo anterior me motivó a recurrir a algunos de ellos a que me explicaran como lograr que el caballo no moviera la pata al girar, consiguiendo importantes aportaciones al tema, que desde luego después de someterlas a mi juicio pude decidir que es lo que a mí mejor me acomodaba.

Algunos de los amigos bien intencionados me dieron sus versiones que nunca pude lograr entender y menos llevar a cabo, como el meter la pata del giro sobre una llanta de carretilla o cavar un pequeño pozo  y hacer que el caballo la introdujera para girar. De cualquier manera agradezco a todos ellos su contribución, ya que el poner a prueba su recomendación, me hicieron aprender para después definir mi método.

Definitivamente hay caballos a los que se les facilitan los giros apoyados sobre la pata y otros que los hacen sobre las cuatro patas.

De manera personal, al inicio no ponía mucha atención  en este tema debido a que mis inicios fueron dentro de la rienda americana y en esta disciplina este aspecto no tiene mucha relevancia, sin embargo, creo que un caballo que deja la pata luce mucho más, no solo en la cala charra.

Empezare por decirles que es muy importante que el caballo haya aprendido muy bien a ceder a la pierna, es decir, que al mínimo de presión  él ceda al lado contrario tratando de quitársela. Cuando el caballo tiene bien clara esta instrucción, se nos facilitará también el control de sus hombros y grupa, algo indispensable para que dejen la pata.

Les compartiré tres técnicas que Yo he utilizado y me han funcionado de manera efectiva, pueden utilizarse de manera separada o haciendo una combinación de los tres.

Antes que nada, necesito decirles que generalmente les trabajamos a los caballos lo que mejor nos sale, en vez de trabajar lo que más se le complica. Le recomiendo que le ejercite dos veces más el lado que les cuesta trabajo a Usted y al caballo (que muchas veces no es el mismo). Si existe coincidencia en el lado que se complica, Usted trate de corregirse en otro caballo diferente para que no confunda aún más al caballo.

 

En el primer método le sugiero que el lado malo lo empiece con un circulito hacia donde va a girar y de repente pídale suavemente un medio giro cerrado forzándolo a apoyar la pata que debe pivotear, cuando le quede claro al caballo que se tiene que apoyar sobre esa pata, pídale un poco más. Así poco a poco el caballo se irá viendo obligado a apoyar la pata del giro al irlo cerrando en las vueltas.

 

Muchas veces para que giren con mayor rapidez o cuando estamos iniciándolos en los lados, abusamos de la rienda directa (la del lado del giro), lo que provoca que muevan la grupa y desplacen las patas. Por lo tanto, les recomiendo iniciar los lados lentamente, incluso jalándolos un poco hacia atrás, provocando que el giro sea sobre las patas y utilizando más la rienda indirecta.

Lo anterior marca la pauta para el segundo método de lograr el resultado y que a continuación describo. Mancuérnele los estribos y pase unas riendas largas por dentro de ellos, Ud. colóquese justo detrás de él y empiece a pedirle que gire hacia el lado que no sienta la pata, provocando que al girar pase la pata externa por encima de la del giro y cuando quiera mover ésta, le da un jaloncito hacia atrás forzándolo a que no la mueva. Le aseguro que en dos o tres sesiones entenderá de lo que se trata y cuando le haya quedado muy claro, se monta nuevamente y ya lo hará bien. Es importante que el caballo ya sepa trabajar con riendas largas, de lo contrario se complicará el ejercicio a la primera. (Ver figs.1 y 2).

 

Finalmente, la última sugerencia de mi método es parándose a un costado del caballo tomando con una mano la guía del cabresto y con la otra un mecate o algo que le permita abrazar ambas patas abajo del corvejón. Poco a poco empieza a jalar la guía provocando que se mueva girando hacia el lado suyo y con la mano que sostiene las patas evita que las mueva. Si el giro es a la izquierda, la mano derecha cruzará por encima de la izquierda, lo mismo debe suceder con las patas. Esto se debe repetir para los dos lados. (Ver fig.3).

 

Lo más importante en los tres métodos, es iniciar con mucha tranquilidad buscando hacer las cosas bien, ya que cuando al caballo le quede claro el ejercicio le podrá pedir velocidad y ya no moverá la pata del giro. También le sugiero que de montado se asome hacia el lado del giro para asegurarse que  lo está haciendo correctamente, si tiene que corregir de montado, hágalo suavemente ya que cualquier movimiento incorrecto de sus manos afectará la postura del caballo.

 

Espero y estas recomendaciones le den resultados como me lo han dado a mí. Le recuerdo que quedo a la orden para que nos visiten en la página www.brionatural.com , facebook, twitter o a mi correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. . ¡Hasta la próxima!