Síguenos:  

 

¿Cómo enseñar a dar lados a un caballo?

Por David Alonso

Creo que entre las cosas que más me preguntan a través de mi sitio web, es como enseñar a dar lados a un caballo y la verdad que no es algo que tenga mucha complejidad cuando ya se conoce como pedir los movimientos al mismo. Partiré del supuesto de que contamos con un potro o caballo ya manso pero que nada más sabe ir para adelante y está de filete (snaffle) o bozal.

Lo primero que le sugiero es que reflexione acerca del ejercicio y lo desmenuce en partes para poder entender lo que requiere obtener en el caballo y cómo lo puede pedir el jinete. Vale la pena hacer una pequeña precisión, si le quiere enseñar lados charros, tipo americano (reining) o una combinación de ambos estilos (que es como a mí en lo personal me gusta), el principio es el mismo pero es importante tener claro el objetivo al que queremos llegar.

Como inicio le comentaré que lo que a continuación leerá es el producto de mi experiencia y vivencias, pero como dice el dicho mexicano “hay muchas formas de matar pulgas” y seguramente habrá muchas opiniones respecto a cómo enseñar los lados.

Es importante que su primera meta sea tener suficiente flexibilidad en el cuello, tanto lateral (hacia ambos lados) como vertical, al grado que con muy poca presión obedezca las señales, esta etapa le podrá tomar alrededor de 15 días de trabajo (Ver fig. 01 y 02). La siguiente meta será enseñarlo a cruzar las manos y para esto le sugiero ponerse de frente a una barda y poniendo presión con rienda y espuela del mismo lado lo obligamos a desplazarse lateralmente al lado contrario al que estamos poniendo la presión, le sugiero ser gradual en la exigencia de la espuela para que el caballo no se vaya a sentir demasiado hostigado y busque alguna otra salida. Es preciso que el ejercicio se haga con mucha fluidez para que el caballo aprenda a mover los hombros y a pasar las manos por enfrente una de otra (cruzando) y que vaya reunido, esto le tomará enseñárselo en aproximadamente una semana (Ver fig. 03).

Ya que aprendió a cruzar en la barda, hay que hacerlo ya sin ella y poco a poco pedirle el ejercicio haciendo un círculo de unos 6 metros de diámetro. Al inicio le sugiero que si el giro es hacia la izquierda, le saque un poco el pico (cara) hacia la parte externa a manera de llevarlo invertido como se dice comúnmente (Ver fig. 04). El propósito de llevarlo de esta forma será forzarlo a que mueva suficientemente los hombros y cuando le meta la cara se le facilite mucho más el cruce.