Síguenos:  

 

COMO HACER UNA DOMA A CABALLO

Por: David Alonso Alcalá

En mi profesión de domador o amansador de caballos he tenido el privilegio de poder presenciar muchas técnicas y estilos de doma, siempre con el afán de aprender más sobre caballos, lo que me ha llevado a ver cosas increíbles pero también brutalidades.

Sin excepción, si Usted se pone a analizar el desarrollo profesional o la vida de alguna persona que admire en el mundo del caballo, llegará a la misma conclusión que Yo, todos iniciamos donde mismo, pero dependerá de nuestro entusiasmo para llegar a un cierto nivel de competencia. Lo anterior lo ilustro en la siguiente pirámide:

Generalmente iniciamos con los caballos por puro hobby, pero a medida que nos vamos involucrando adoptamos alguna disciplina, si seguimos con cierta pasión podemos llegar a destacar en la misma de manera que llega un momento donde se le encuentra sentido común a lo que hacemos y empezamos a experimentar. Si tenemos éxito, seguramente llegaremos al deseo de cualquier hombre: La trascendencia en lo que hacemos, situación que no tiene que ver con dinero, fama o poder, sino de realización propia.

Les comento todo esto porque de alguna manera me ha tocado recorrer este camino en lo que a mi relación con los caballos se refiere y lo que en algún momento consideré como un problema, al paso de los años me di cuenta que sólo era un escalón para llegar a otro nivel de aprendizaje.

Hace algunos años me contrataron en un rancho a domar cerca de 40 potros añales en un rancho ubicado en las faldas de la gran sierra madre de Coahuila, cuando el dueño me preguntó que cuanto me tardaría para domárselos, sin vacilar  le respondí que alrededor de 15 días. Dicen que la juventud lo puede todo y ese fue el caso, no pregunté ni pedí infraestructura básica para trabajar y al llegar al rancho gran sorpresa me llevé pues apenas si tenían corrales de manejo de ganado.

Generalmente utilizo como principal herramienta de trabajo un pequeño ruedo o round pen para desarrollar ciertas condiciones en los potros durante la doma, pero aquí no había ruedo y el problema ya lo tenía enfrente. Pensando que posiblemente tendría que correr algo para encerrar la manada decidí llevarme mi caballo de trabajo y gran compañero. Dándole vueltas a la cabeza (como dice el dicho), de cual iba a ser la estrategia, recordé que alguna vez había visto un video de Buck Brahanaman amansando un potro a caballo y pensé que esa sería mi oportunidad para poner a prueba la técnica y aprender algo nuevo.

Así empezamos, mi ayudante, Don Jesús (mi caballo) y Yo. Sólo los primeros potros nos causaron dificultad, después nos dimos cuenta que había otra forma de hacer las cosas, sólo había que trasladar los conceptos de a pie a trabajar arriba del caballo.

De manera general les explicaré en qué consiste la doma a caballo de un potro.

Partiré de que el potro es totalmente bruto (sin contacto humano previo), por lo tanto, nuestra primera meta será ganarnos su confianza. Desde luego que no será nada fácil hacer el primer contacto y para esto es necesario lazar al potro para poder lograr un acercamiento gradual, de primero buscará huir y tenemos que tener mucho cuidado de una azotada para que no se nos vaya a desnucar. Cuando él quiera irse de nosotros le ponemos presión y tan pronto el nos dé el frente se la quitamos inmediatamente, de manera que él entienda que estando cerca de nosotros no hay dolor, sino buen trato.  A partir del momento que nos permita tocarle, ponemos una gamarra de nudos para un mejor manejo.

Ya con la gamarra, buscaremos como siguiente meta el ceder a la presión y que nos empiece a seguir. Lo anterior, lo haremos jalando con el caballo manso al potro hacia el lado derecho y luego al izquierdo, al inicio pondrá algo de resistencia e iremos premiando cualquier pequeño avance. Al poco tiempo se dará cuenta que es mejor seguir al caballo guía y aprenderá a cabrestear, es entonces cuando el caballo guía y jinete, junto con el seguidor (potro), formalizan una relación basada en la confianza.

El siguiente paso será poner la silla y es necesario un asistente en tierra para colocársela. Colocamos el caballo guía del lado izquierdo del potro para que le de confianza y le tape la salida, el jinete tendrá que tenerlo agarrado corto a la cabeza de la silla. Posiblemente al ver la aproximación del asistente con la montura buscará desplazarse pero lo tranquilizaremos y lo pondremos en la orilla del corral de manera que quede como embudo entre el caballo y la pared, el resto del trabajo para colocarle la silla es de la misma manera que haciéndolo a pie.

Una vez puesta la silla lo podemos soltar si las instalaciones son seguras para que sienta la montura, seguramente va a reparar medio minuto y se dará cuenta de que no pasa nada. A partir de entonces lo volvemos a agarrar para guiarlo y empezarle a colgar el peso nuestro desde el caballo manso poco a poco sobre su lomo. Si hay manera de que un asistente nos ayude a montar al potro será más seguro, de lo contrario empezamos a hacer intentos para pasarnos de un caballo a otro. Ya montados es necesario que el caballo guía se mueva para que el potro intente seguirlo. Rara vez reparan los potros siempre y cuando el caballo guía permanezca tranquilo  

La doma a caballo pocas personas la realizan porque requiere un poco más de técnica porque además de controlar al potro que estás domando, tienes que controlar los movimientos a tu favor del que traes montado. Sin embargo, cuando logras enseñar a tu caballo el oficio, este se convierte en un inmejorable ayudante.

Quiero concluir comentándoles que nos fue muy bien con todos los potros que domamos, pero para mí lo más importante fue el aprendizaje adquirido de Don Jesús y mío. Deseo sinceramente que mi relato les haga reflexionar sobre las diferentes formas de hacer las cosas y que cuando a veces pensamos que tenemos un problema frente a nosotros, realmente es una oportunidad de aprender y crecer con disfraz de contratiempo.

Para dudas y comentarios escríbame al correo Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. o consulte nuestro sitio web www.brionatural.com . ¡Hasta la próxima!