Síguenos:  

 

LA DOMA DE LA 38

Por David Alonso

Recientemente recibí la invitación a trabajar unos potros al rancho El Fortín en Coahuila y quiero compartir con Ustedes esta inolvidable experiencia.

Tenía años que esperando que esto sucediera y llego el día, en lo personal creo que hay una fuerza divina que le da acomodo a los asuntos terrenales. Comento lo anterior ya que mi padre nació en la Hacienda Sierra Hermosa (junto al Fortín) y mi abuela paterna pasó su infancia en la Alameda (lugar donde nace el agua y está casi pegada al rancho), por lo que para mi tenía un significado especial de encuentro con mi pasado.

Ya para cuando llegamos estaban encerradas todas las potrancas que trabajaríamos, desde 1 año hasta la más grande de 3 años, “La 38”. Llamó mucho mi atención esta potranca por su belleza, tamaño y poder al moverse, además de los comentarios de incredulidad de Ramón el caporal y los vaqueros acerca de que en ese momento domaríamos la potranca. Era su última oportunidad ya que en opinión de los dueños, no cumplía con los estrictos criterios de selección en cuanto a temperamento y carácter deseados. La 38 ya contaba con una reconocida reputación en el rancho de acuerdo al historial de manejo de la misma desde pequeña.

Para facilitar el manejo la encerramos en un “chute” para engamarrarlas  e irlas sacando una por una. Cuando le llegó su turno y se sintió inmovilizada hacia adelante y atrás busco la única salida, hacia arriba tratando de liberarse de la presión. Era impresionante ver la manifestación de energía de la potranca y por un momento pensé “en menudo lío me vine a meter”. Sin embargo, siempre he pensado que de los caballos difíciles es de los que se aprende.

Cuando abrimos la puerta salió como bala disparada al sentirse libre. Fueron solo unos momentos de forcejeo y como por arte de magia a los 5 minutos de trabajo ya había quedado convencida de no discutir las ordenes de su nuevo líder y estaba dispuesta a colaborar en sus indicaciones. Primeramente, le traté de dar confianza para que estuviera tranquila y poco a poco fue accediendo a cada uno de los comandos que le fui pidiendo.

La 38 era una yegua de temperamento moderado y buen carácter pero un alto nivel de inseguridad por lo tanto debía ser tratada con mucho cuidado ya que con animales  con este perfil un movimiento dudoso puede ser fatal en este nivel de la doma. El domador o manejador tiene que hacerles ver a este tipo de caballos que mientras están cerca de él habrá seguridad y protección bajo cualquier circunstancia.

Tardé aproximadamente una hora y ya la potranca estaba ensillada y siguiéndome a todas partes ante la incredulidad de los presentes, el resto lo dejo a su juicio en las imágenes que le presento.

Para finalizar, solamente quiero enfatizar que muchas veces un excelente caballo cuando llega a las manos equivocadas puede frustrar una brillante carrera deportiva. La única manera para evitar lo anterior es mediante la capacitación constante de los que manejamos caballos para que cada día que pase, nuestro entendimiento para con ellos sea mejor.

Como siempre quedo a sus órdenes en la página www.brionatural.com o en mi correo Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. , visítenos también en Facebook, Twitter o You tube.  ¡ Hasta la próxima !

 

P.D. Si se quedo con la duda del destino final de “La 38”, le comento que fue integrada a una manada para el empadre dentro de un selecto grupo de hembras reproductoras.