Síguenos:  

 

“La transición del filete al freno”

Por David Alonso

 

En esta ocasión decidí abordar un tema que para mí fue un poco difícil de comprender, aún cuando en la práctica parece muy sencillo. Siempre me enfoqué en el inicio de potros y durante esta etapa lo único que se ocupa es la rienda directa, pero cuando llegaba un cliente y me pedía que le arrendara un caballo “mi coco” se convertía la finalización o entrega de su caballo con la rienda a una sola mano.

 

El primer concepto que tuve que entender fue lo que significa el uso de la “rienda directa” y la “rienda indirecta”, que a continuación le explicaré. Cuando iniciamos un potro, ya sea con el bozal o con el filete (bocado trozado), él animalito lo que aprende es a liberarse de la presión siguiendo la mano del jinete, es decir, si lo quiero conducir a la izquierda, jalo mi mano a la izquierda y viceversa. Toda la etapa del bozal y el filete se desarrolla de esta manera, el problema inicia cuando queremos utilizar una sola mano para conducir al caballo. A continuación le describo los pasos que le sugiero seguir para hacer la transición del filete al freno:

  1. La etapa del filete o bozal debe quedar bien afianzada y una manera de

asegurarse de esto es cuando se puede flexionar el cuello del caballo sin dificultad hacia la rodilla del jinete y cuando él observa la mano del jinete moverse y se anticipa al movimiento. Es decir, cuando ve que la mano izquierda se empieza a abrir, no espera a recibir un jalón, él se anticipa al contacto.  

  1. Antes de hacer la transición el potro deberá tener claro el “ceder a la pierna”, es

decir, cuando ponemos presión con la pierna (pantorrilla o talón) deberá moverse al lado contrario.

  1. También deberá tener claro que cuando la presión del talón es cercana al cincho,

tiene que mover los hombros, si es en la parte cercana al ijar, tendrá que mover la grupa o posterior.

  1. Cuando iniciamos un potro, la separación entre las manos al usar la rienda

directa puede ser aproximadamente de 60 cms., a medida que avanzamos iremos juntando paulatinamente las manos hasta una distancia aproximada de 30 cms.

  1. Le recomiendo que el proceso de transición

 

 

Muy frecuentemente me preguntan que cuanto tiempo esrecomendable utilizar el bozal y mi respuesta es que hay que utilizar el criterio para poder definir cuando es el momento adecuado. Anteriormente comentamos que de inicio lo que queremos con un potro es guiarlo, que adquiera equilibrio con el peso del jinete y ceder a la flexión lateral de las riendas, cuando Usted sienta que se cumplieron estas metas entonces será momento para hacer una transición, aunque déjeme decirle que hay caballos que casi se terminan en la rienda con el puro bozal, pero eso ya depende de cada quien y del tiempo que decida invertirle a su caballo. Si hablamos de un tiempo promedio Yo le diría que son dos meses, recuerde el proverbio chino “una montaña tiene que escalarse como viejo para llegar arriba como joven”.

 

Cuando el potro ya sabe de qué se trata el trabajo, podemos empezar a prepararlo para hacer el cambio poniéndole por debajo del bozal una cabezada con el bocado o filete para que lo empiece a conocer y a saborearlo como se conoce coloquialmente. Este proceso puede durar una semana y antes de traerlo directamente del filete, a mí me gusta trabajarlos dos sesiones con riendas largas y empalmarles una gamarra para pasar las riendas por las hondillas del nudo guía, fijando cada argolla del filete a la respectiva hondilla de cada lado, de manera que al jalar un lado de la gamarra (situación que el potro ya conoce) la vaya asociando con el jalón del filete (ver ilustración). Seguramente el potro entenderá el mensaje desde la primera sesión, pero no importa, Usted repítalo una vez más para que quede bien afianzado el aprendizaje. Lo anterior le servirá para que Usted pueda trabajarlo de la misma manera ya montado una semana antes de liberarlo totalmente de la gamarra.

 

La manera descrita anteriormente tal vez no concuerde con lo que tradicionalmente hemos visto o nos han enseñado, me ha tocado ver que la gente de antes los trabajaban 6 u 8 meses con el bozal y luego les empalmaban un freno con el que se quedaría y los traían “de dos riendas” otros 3 meses hasta que lo dejaban con el puro freno. Mis comentarios a esta práctica se los menciono, aclarando que cuando critico una práctica es porque ya la sometí a una buena etapa de análisis y tengo una mejor manera de hacerlo y no sólo es criticar por criticar:

 

  1. El punto de contacto del bozal sobre el caballo es solamente la nariz y su periferia y no requiere barbadas de madera o cuerno, pues para que estas incrustaciones funcionen y hagan contacto, el jalón de las riendas tiene que ser muy hacia arriba y lejos de estar trabajando las flexiones laterales, pudiéramos estarle provocando que el caballo estrellee o cabecee buscando liberación. Por lo tanto, no necesitamos bozales mágicos o extraordinarios.
  2. El filete requiere un punto de contacto diferente al bozal que es la lengua y la comisura de los labios del potro, por lo tanto, requiere conocer este nuevo proceso. Si lo hacemos suavemente, en dos semanas podremos haber hecho la transición y no traerlo tanto tiempo “de dos riendas”.
  3. No estoy en contra de traerlos “de dos riendas”, sino en la manera de hacerlo. Estará de acuerdo que al poner un freno, el bocado ahora es rígido y además la pata del mismo es una palanca que multiplica la fuerza del jinete sobre el hocico del caballo, ya no es fuerza directa sobre su hocico. Al haber más presión, él buscará la forma de liberarse a este cambio brusco y si Usted no lo recompensa, empezará a desarrollar una defensa. He podido ver caballos bajo este proceso que están totalmente tiesos del cuello y para voltear en una dirección parecen trailers, necesitan dar una vuelta muy amplia porque la etapa del bozal no fue para construir flexiones.

 

Ante todo quiero dejar claro que hay que ser respetuosos a los usos y costumbres, lo único que me gustaría enfatizar es que no debemos aceptar las cosas nada más porque así se han hecho. Todas las personas tenemos la capacidad de razonar y precisamente por esa capacidad hemos podido ir mejorando la forma de hacer las cosas y avanzar tecnológicamente. Además no todos los caballos son iguales, por lo tanto, antes de hacer uso de alguna herramienta, cuestiónese si es lo más adecuado para Usted y su caballo.

 

 

 

Para cualquier duda o comentario, haga favor de escribirme o llamarme:

E- mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.  Web: www.brionatural.com

Nextel: (844) 162 99 03 ID 62*159933*3, cel. (045 844) 122 16 75.